martes, 1 de julio de 2014

Facebook jugó con los sentimientos de casi 690,000 usuarios


Facebook, quien recientemente lanzó Slingshot, realizó una experimento mostrando solo mensajes negativos, o positivos, para saber si los usuarios se contagiaban de estas emociones para publicar de la misma manera.

Supongamos que tienes 2,000 amigos en Facebook y publicas algo ¿cuántas personas lo verán? Si respondiste 2,000 lamento informarte que no es así. La red social de Mark Zuckerberg -Twitter, y todas las demás- tiene un algoritmo que te muestra en tu línea de tiempo (news feed o timeline, el nombre depende de la red social) a las personas con las que más interactúas o hayas agregado -o seguido- recientemente. Esto te lo explico para que se entienda como funciona el experimento.

Facebook, que cuenta actualmente con 1.28 mil millones de usuarios activos, eligió alrededor de 689,000 integrantes de la red social para probar si las personas que veían mensajes positivos en su sección de noticias se contagiaban de estas emociones y compartían contenido similar a éstas. De igual forma, realizó el mismo experimento pero a la inversa, es decir, bombardeó las líneas de tiempo con publicaciones negativas para conocer la reacción ante estas. Todo fue realizado manualmente, en otras palabras, estuvieron viendo que publicaban tus amigos para mostrártelo, en caso de que fueras víctima colaborador del estudio.

A fin de cuentas, -y lo que esperabas leer- el estudio reveló que las personas se ven influenciadas por los demás en internet. Por tanto, el estado de ánimo ‘virtual’ de tus amigos no es completamente propio sino que alguien más colaboró positiva o negativamente para que publicara su última actualización.

Ahora la pregunta del millón: ¿es legal lo que hizo Facebook? La respuesta es un rotundo sí. Cuando te das de alta en este sitio te informan de una serie de términos y condiciones -que honestamente nunca leemos- en la cual se incluyen una letras chiquitas donde cedes el absoluto poder de tus datos y contenido a la empresa para que haga lo que quiera (no tan claro como esta explicación pero en pocas palabras eso es).

Si no estás de acuerdo con la posibilidad de haber sido un conejillo de indias tienes todo el derecho de darte de baja de la red social. Es tu única ‘arma’ contra este gigante medio social. Ahora que si no te importa haberte quejado de un lunes -como hoy, por cierto- una gran cantidad de veces, o de haber festejado un feliz viernes, continúa con tu vida como si nada hubiera pasado.

En resumen, con la imagen siguiente podrás ver el resultado numérico del estudio: